Funcionalidad.

La mampara esta fabricada con vidrios de seguridad templados o laminados, trasparentes o traslúcidos, con o sin serigrafía, van montadas sobre una estructura de metal con herrajes fijos y/o móviles. Las mamparas de baños se diferencian por su conformación para cerramientos rectos a 90 grados, como frentes de bañera o directamente cabinas montadas sobre platos de distintas formas y dimensiones.


  • Una Hoja Fija.

    Son de una hoja recta que se sujetan de un modo fijo en la pared con un perfil de aluminio, acero inoxidable o con herrajes fijos, y que cubre la zona de la ducha. Tienen por objetivo tapar sólo una parte del total de la bañera, aproximadamente la mitad.
  • Una Hoja Batiente.

    Son iguales que las fijas, la diferencia es que esta hoja se mueve sobre el eje desde la pared, permitiéndo un mejor acceso a la bañera. Son rebatibles tanto hacia dentro como hacia fuera de la bañera. Pueden estar sujetas con un perfil de aluminio o con bisagras.
  • Hojas Plegables.

    Estas mamparas constan de dos o más hojas que se despliegan, si no las utilizamos se pueden plegar unas sobre otras, dejándo más espacio libre descubierto.
  • Hojas Correderas.

    Cubren la totalidad del largo de la bañera y se superponen, solapándose entre ellas. La zona de apertura viene dada según la zona por la que entremos; encontraremos diferentes tipos de combinación, entre correderas y fijas.

Los modelos tradicionales presentan líneas rectas que cubren el perímetro de la bañera. Las que se adaptan a duchas rinconeras sin embargo, pueden adoptar formas curvas. Una tendencia actual es la de cubrir tan solo la parte de la bañera donde se ubica la ducha y no todo el lateral de la misma. De este modo, se facilita la entrada y salida a la misma así como el proceso de limpieza.

  • 1

    Funcionalidad.


  • 2

    Diseño.


  • 3

    Evolución.


  • 4

    Higiene.

  • 5

    Practicidad.


  • 6

    Limpieza.


Diseños adaptables a tu espacio.